Si, hoy voy a hablar de videojuegos. Son uno de mis hobbies favoritos, y muchas veces tienen una gran relación con las cosas a las que me dedico. Este es un ejemplo.

Con este título me encuentro ante el primer análisis de videojuegos que he hecho en mi vida, pero dado su apartado gráfico, creo que merece la pena. Burly Men at Sea, lanzado originalmente en 2016, ahora disfrutable (y mucho) en Nintendo Switch, no es un título típico. En el juego del estudio escandinavo Brain&Brain LLC (el cual me hizo dudar si era un estudio de diseño en lugar de dearrollo de videojuegos) no nos vamos a encontrar acción a raudales ni complejos puzles, si no miles de historias en forma de pequeños cuentos que vamos a disfrutar junto a sus gráficos vectoriales haciendo el trabajo de ilustraciones en esta especie de «elige tu propia aventura».

 

Historia

 

El juego, protagonizado por tres hermanos marineros que encuentran un mapa del tesoro en blanco, trata sobre seguir caminos y crear pequeñas historias basadas en el folclore escandinavo, y dependiendo de los caminos que quieras tomar ramificará en diferentes situaciones, personajes, criaturas y conversaciones totalmente diferentes (o con pequeños cambios, la elección es tuya). Pero no te preocupes en perderte algo: El final de cada historia te lleva al principio, dejándote un lienzo en blanco para que realices de nuevo tu camino.

Lo que realmente es divertido en el título no es llegar al final: es vivir una y otra vez diferentes historias y disfrutar del camino con los personajes, situaciones y conversaciones que van teniendo, y al terminar cada historia, lanzarte de nuevo con el navío para ver que otras aventuras quedan por descubrir.

Cada vez que terminas una partida, vuelves a la isla del inicio, en la que se cataloga el pequeño cuento que has creado con tus caminos y decisiones en una estantería. En el siguiente comienzo, no es que se haya reiniciado la partida: Los personajes con los que anteriormente hayas tenido una conversación te recordarán, dando pie a nuevas y divertidas conversaciones.

Otro punto en el que destaca son los textos: Tanto las conversaciones como la narración están escritos excepcionalmente bien, y da la impresión de que realmente estás leyendo pequeños cuentos, que incluyen chascarrillos y conversaciones de lo más divertidas.

 

Gráficos y sonido

Si algo destaca a primera vista en el juego son los gráficos vectoriales, formando todo con un conjunto de formas geométricas, transparencias y tonos pastel, en los que se ve un mimo y cariño extraordinario. Las interacciones del jugador con el entorno y transiciones entre diferentes planos y situaciones están realizados de una forma brillante, el diseño del juego en este aspecto destaca y hace muy agradable jugarlo.

Otro apartado en el que lo hace realmente bien es en el sonido: la mezcla de melodías agradables, divertidas y muy minimalistas (acompañando el apartado visual) con efectos especiales hechos con voces humanas entrelaza de una manera genial y realmente divertida, y el conjunto del apartado sonoro con los gráficos es realmente acertado.

 

Jugabilidad

Respecto a la jugabilidad y controles, el título te ofrece varias opciones, usando controles clásicos, en el que en mi opinión entorpece un poco el juego, o usando la pantalla táctil, haciendo deslizamientos hacia la izquierda o derecha de la pantalla descubriendo los lados de las pantallas y haciendo que los hermanos anden hacia la dirección, y toques directos para interactuar con los elementos del entorno, manera en la que parece que fue pensada para su funcionamiento en un principio. También tenemos la posibilidad en el apartado de opciones de usar el Joycon como puntero, de una forma parecida al funcionamiento de Wii.

 

Conclusiones

En conclusión, Burly Men at Sea es un título para disfrutarle tranquilamente con un café o un té, sentado en el sillón, como si realmente estuvieras leyendo un libro. Tal vez las historias se hacen un poco cortas, pero la magia del juego es disfrutarlas una y otra vez generando diferentes aventuras en cada ocasión, y sobre todo, disfrutando de las conversaciones, las geniales “ilustraciones vivas” y el sonido con el que está formado todo el juego.

Como detalle o curiosidad final, cada pequeño cuento o historia que has realizado y ha quedado guardado en la librería, contiene un código, el cual puedes introducir en la página web del título dándote la opción de encargar un pequeño cuento impreso con las situaciones que has vivido, ilustrado con las escenas del juego.

 

 

Podéis ver mi análisis y su puntuación final en nintenderos.com.